El budismo, cuya importancia es tal que un viajero dijo que “el Tíbet es un gigantesco monasterio habitado por una nación de monjes”. De hecho, a mediados del siglo XX uno de cada cuatro hombres vivía en un monasterio. Esta situación no dejaba de crear problemas económicos al país. Hoy, el 98% de la población se declara budista.

Asistimos a la fiesta anual del monasterio de Drepung y al despliegue del ‘gran tangka’, una gigantesca imagen de Buda, hecha de lana, seda y oro, que los monjes desenrollan en la ladera de un monte.

Los molinos de oraciones son cilindros que giran alrededor de su eje y llevan dentro tiras de papel escritas con el mantra om mani padme hum. Hacer girar el molino equivale a rezar. Es como si con el giro la oración se extendiera por el espacio. Los mantras se inscriben también en el suelo, en las rocas y en las laderas de las montañas. Las banderas multicolores tienen la misma finalidad: las oraciones escritas en ellas se lanzan al espacio al ser batidas por el viento. Las stupas (llamadas chogten en el Tíbet) son monumentos que contienen reliquias.
Los chinos, en un intento de comprender la religión tibetana, dividieron a los monjes en dos grupos: a la escuela de los gelukpa (a la que pertenece el Dalai lama) los llamaron sombreros amarillos y al resto sombreros rojos. Los monjes budistas no viven en comunidad como en un monasterio cristiano, sino cada uno en su casa, aunque dentro del recinto del monasterio. El abad del monasterio de Namgyal, en Dharamsala (India), donde reside hoy el Dalai Lama, explica en el documental como transcurre la vida de un monje.

AQUÍ LA PELÍCULA COMPLETA DEL ESPISODIO

Acerca de pazvictoria

Escritora e Investigadora en El área de Crecimiento , Desarrollo Humano y Espiritual con enfoque multidimensional. Spiritual Life Coach

Los comentarios están cerrados.